Pastor Lance Allen Head Pastor

Carta del Pastor para Agosto

“Ciudad de Dios”

“Grande es el Señor, y digno de suprema alabanza en la ciudad de nuestro Dios. Su monte santo, bella colina, es la alegría de toda la tierra. El monte Sión, en la parte norte, es la ciudad del gran Rey. En las fortificaciones de Sión Dios se ha dado a conocer como refugio seguro.” (Salmo 48:1)

 

Algunos minutos antes que se prendió mi alarma, me despertó el sonido de un gallo cantando afuera de mi ventana. Las palabras inolvidables de Jesús resonaron en mi cabeza, “Antes de que cante el gallo, me negarás tres veces…” Era mi primer mañana despertando Israel. Estaba en Jerusalén. Y el sonido del gallo cantando dio vida a las escrituras.

Eso era mi experiencia durante todo mi tiempo en Israel. Tuve la buena fortuna de visitar a Israel en 1994. Estaba allí para 8 días. En Belén me di cuenta que era un pueblo pequeño en un área lejano. En Nazaret vi un goteo de agua viniendo de un manantial natural que ha provisto agua al pueblo desde el tiempo de José y María. En Judea vi un terreno áspero que hubiera inspirado un pastor joven a escribir salmos de valles peligrosos y un desierto que hubiera puesto un mesías joven a prueba. En Galilea monte un barco en el mismo mar donde Pedro, Santiago y Juan pescaron y donde Jesús camino en el agua. En la área circundante oí mensajes de pastores en las mismas colinas donde Jesús pudiera alimentado a los 5,000 y predicado sobre el reino de Dios.

En el Monte de los Olivos ore en el jardín donde nuestro Señor oro; vi la distancia de donde el templo hubiera estado al jardín. In Jerusalén me pare en el castillo de Herodes y mire al aposento de torturar en la mazmorra; sentí escalofrió en mi espalda cuando pensé de Jesús siendo golpeado. En la ciudad camine los caminos donde camino Jesús, donde sanó a los enfermos, donde afronto a los hipócritas y donde soporto a la cruz: la Via Dolorosa.

Leyendo las escrituras no ha sido lo mismo después de visitando a Israel. Ahora cuando leo la biblia, tengo un conocimiento claro del terreno. Yo se la distancia de un lugar a otro. Puedo oler el campo, puedo sentir el viento, puedo oír el suelo debajo de mis pies.

Aparte del valor bíblico, el país tiene muchos otros tesoros. Aunque he visitado campos de concentración en Alemania, y he visitado el Museo de la Tolerancia en Los Angeles, el Yad Vashem (Centro Mundial de Conmemoración del Holocausto) me afecto como ningún otro. Subiendo el camino a era vigorizante. Nadando en el Mar Muerto era increíble. Y yendo a la calle de Ben Yehuda en el fin del día y tomando una bebida con los vecinos del área era una experiencia cultural.

¿Porque te estoy diciendo todo esto?

El año pasado Pastor Johnson Kinyua, de nuestra congregación keniana, hablo conmigo sobre yendo en un viaje a Israel. Menciono que varios de sus miembros estaban interesados en haciendo algo. Le dije que probablemente podíamos recibir mejores descuentos si lo hacíamos juntos. Y la idea de yendo en un viaje a Israel con hermanas y hermanos de África aumentara nuestra experiencia. Por eso el Pastor Johnson y yo comenzamos hablando.

Hable con la compañía de viajes que use cuando fui en 1994. Ellos son una operación de primera clase con décadas de experiencia y relaciones. Yo conocí a Noseworthy Travel debido al Pastor Bill “Flan” Flanagan, un colega mío en la Iglesia Presbiteriana St. Andrew’s en Newport Beach, conocido por mucho de ustedes debido a su gran amor de misiones por todo el mundo. Después de hablando con el nuevo director ejecutivo de Noseworthy, estoy emocionado para regresar a Israel. Puedes ver su sitio de web aquí: www.noseworthytravel.com.

Estamos planeando un viaje de ocho días en el fin de abril/principio de mayo en el próximo año. No estoy seguro cuánto costará, pero el costo va incluir todos vuelos, alojamiento en hoteles de primera clase (5 noches en Jerusalén y 2 noches en), guías turísticos muy educados y 3 comidas excelentes cada día. El Pastor Johnson y yo vamos a dirigir los recorridos juntos con los guías turísticos de Israel, dando la perspectiva bíblica y el ánimo espiritual. No necesitaras gastar más dinero, excepto por recuerdos, botanas y otros refrescos.

Si tienes cualquier interés, por favor habla conmigo. Era un viaje que cambio mi vida. Y no puedo animarte más para ir.

En el amor y servicio de Cristo,

Pastor Lance